Prensa

Un juglar que enseña literatura

El cantautor y profesor de lengua Emiliano Valdeolivas propone un paseo musicado por la lírica española que cautiva a los alumnos

DAVID CASALS - Barcelona – 11/12/2006 – EL PAÍS

Cómo tienen que ingeniárselas los profesores de lengua para que sus clases entusiasmen a sus alumnos? ¿Puede ser la clase de literatura algo divertido? El profesor de secundaria y cantautor Emiliano Valdeolivas ha encontrado una fórmula magistral que resuelve ambas cuestiones: poner música a los poemas. “Durante una hora interpreto ante los alumnos de secundaria y bachillerato los poemas que estudian en clase”, concreta. Y este recorrido lo hace de una forma bien sencilla: cantando, sólo acompañado por los acordes de su guitarra.

Esta propuesta dura algo más de una hora. Y en ella se propone un paseo cronológico por la literatura castellana. El viaje empieza con las primeras jarchas medievales y acaba en la poesía contemporánea. Aunque también se hace parada en los romances populares que nacieron en el medievo, la lírica renacentista y barroca, y las generaciones del 98 y del 27.

De entrada, este programa puede resultar un tanto denso. Emiliano, con mucho sentido del humor, logra romper el hielo. De este modo, su público, alumnos de secundaria y bachillerato -que prefieren el pop a la lírica medieval-, quedan enganchados escuchando poesía. La música amansa a las fieras, dice el refranero popular. Y Emiliano logra cumplirlo e incluso consigue que muchos de los chavales disfruten con la poesía, algo que para muchos padres y docentes parece imposible.

“Ninguna actuación es igual. Llevo musicando poemas desde que tenía 20 años y selecciono el programa con los profesores. El propósito es que los alumnos escuchen, con música, los mismos poemas que han trabajado en la clase de lengua, y que tienen en su libro de texto”, indica Valdeolivas. Para lograrlo, canta poesías cortas e introduce cada verso con una buena dosis de humor. Una de sus últimas actuaciones la hizo el pasado jueves por la tarde en el instituto Lluís Vives de Barcelona.

“Huyo de la clase magistral e interactúo con ellos. La clave consiste en no hacerse pesado y procurar que, a lo largo de la actuación, haya alguna pequeña sorpresa”, añade. Dicho de otro modo: Emiliano pretende ser, por unas horas, el juglar de nuestro tiempo.

Emiliano empezó a musicar poemas cuando tenía 20 años y estudiaba Magisterio. Cuando empezó a dar clases, hace dos décadas, se dio cuenta de que podía introducir en sus clases de lengua los poemas que había musicado. Luego llegó el boca a boca. Su idea corrió como la pólvora y empezó a hacer actuaciones. Primero, en los pueblos vecinos. Actualmente dedica sus dos tardes libres semanales a recorrer los institutos. El resto de su tiempo lo dedica a dar clases de lengua y música en un instituto de la ciudad donde reside, Rubí, una localidad industrial situada en el cinturón de Barcelona.

Los fines de semana, Emiliano recorre los pueblos de la llamada ruta del Cid. En este caso, canta a las familias fragmentos de las épicas de Rodrigo de Vivar. Incluso tiene tiempo para grabar discos pensados para hacer más fácil a los profesores la clase de literatura.

Deja un comentario